Olha que coisa mais linda

Olha que cosa mais linda, blog cuya URL tiene un error ortográfico provocado voluntariamente para conseguir que no estuviese cogido ya por otra persona, es la respuesta a una larga lista de peticiones para que fuese escribiendo un diario online de mis aventuras y desventuras por el año que pasaré en a cidade maravilhosa.

03 septiembre 2007

Ya fue la boda.

Gran fin de semana en Ubatuba, en la costa de São Paulo.

El viernes por la mañana llamé al trabajo para decir que estaba malo y a las ocho y media cogí un bus directo a Ubatuba. Qué digo Ubatuba, directo a la propia Praia do Felix, que está unos kilómetros antes de llegar a la ciudad.

La pousada superbonita y el lugar también. Sólo comparable en naturaleza, selva y playa a Ilha Grande. De hecho, es exactamente igual, sólo que Ubatuba no es una isla. Tampoco aprovechamos para hacer excursiones ni nada. Sólo fue aquella playa donde estuvimos.

Y nada, la boda, que coincidió con el día de mi cumpleaños. Muy emocionante todo. La boda propiamente dicha, a la que no fui, había sido por la mañana en la capital paulista. A pesar de que fue en un cartorio, que son órganos públicos para realizar este tipo de trámites, por lo visto tuvo su parte de emoción y la "cartória" que los casó al parecer lo hizo bastante emotivos. Luego con su arroz y todas las cosas.

Y luego en Ubatuba todo estaba preparado en la pousada Bawa junto a donde nos estábamos quedando también nosotros. Por cierto, nosotros es Miguel - Gato -, Toluco, su pegueti - Natalia -, Jaime y Carmen, becaria en Asunción.

La fiesta fue una mezcla de emoción y unas risas. Me tenían preparada una pequeña sorpresa. Y es que en el momento que nos reunimos todos en un cantinho para dar los regalos a los novios y tal, pidieron silencio y cuando parecía que alguno iba a empezar a soltar un discurso, empezaron con el "Parabéns pra você", o Cumpleaños Feliz, como lo conocemos nosotros. Y luego en español. Y en fin felicidades y tal :D.

Y nada, a continuación, ya sí, los regalos de los novios, que consistieron en un album de fotos de todos los que andábamos por allí firmado y luego un viaje a Buenos Aires de tres días, que es algo que tenían pendiente y, al parecer, no iban a poder realizar ya que se está acabando la beca y estaban mal de pasta.

Y eso, luego de discursos y agradecimientos y lloros y tal.

Y luego la fiesta continuó. Y cuando acabó, nos bajamos a la playa con los altavoces a toda pastilla. Muy bueno todo en general.

Al día siguiente, ayer domingo, yo tenía la incógnita de cómo y a qué hora me volvería a Río. A malas, había un autobús que salía a las once y cuarenta y cinco de la noche directo para Río de Janeiro. Pero intenté por todos los medios encontrar algún otro qu eme llevase algo más temprano, porque el otro llegaría a la capital carioca a las cinco de la mañana aproximadamente.

Pero tuve suerte; a base de trayectos intermedios, conseguí ir yendo a pueblos intermedios hasta que, finalemente, conseguí en una ciudad llamada Parati, muy bonita, por cierto, colonial y tal, un bus directo que acabó llegando a las once de la noche a Río. Una triunfada.

En general, ha sido un gran fin de semana. Pero al mismo tiempo estoy con algo de pena, ya que ayer en Ubatuba me despedí de mucha gente de Sampa a la que creo que ya no veré, o no veré en Brasil, y de alguna forma me di cuenta de que estoy al principio del fin de este viaje. Todo bien, queda un mes, y lo aprovecharé a tope. Y además, me da gran ilusión lo que me espera en España, sobre todo una cosa, pero no puedo negar que el año que me he pasado, que me estoy pasando, aquí no lo olvidaré nunca.

aaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!

Que no, que ya habrá tiempo para despedidas (porque este blog se acabará cuando yo pise España, claro).

Aaaaaaaaahhhhhhh!!! otra vez!!!

jeje

Ya pondré fotos de la boda y tal

Beijos!!

Pedro

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal